Documentos

EVA, te necesito

15 Ene , 2015  

James Badcock 14/12/14

Cualquier vecino o familia que lleve más cursos que el presente en el C. P. Miguel de Unamuno habrá notado que el edificio de la calle Batalla de Belchite, frente al colegio, ha sido derribado. El día 20 de agosto, cuando muchos madrileños se encontraban fuera de la ciudad, llegaron las excavadoras y, ante la mirada apenada de algunos vecinos, en pocos minutos se borraron varios años de trabajo y de esfuerzo colectivo.

CSOA La TrabaSeguro que muchos, incluso los que nunca llegamos a entrar, se habrían fijado en los grafitis, muy ambiciosos y detallados, que tenía la fachada. La nave era un espacio cultural-artístico, vecinal y deportivo usado por la asociación La Traba. Los que colaboraban en La Traba habían encontrado en 2007 un edificio en desuso. Lo limpiaron y llegaron a construir, entre otras cosas, un bikepark que tenía fama entre los aficionados del BMX. Aún se puede disfrutar de algunos vídeos de los ciclistas más audaces en la página web del CSO La Traba (http://csolatraba.nuevaradio.org).

La necesidad de los miembros de La Traba de encontrar un lugar nuevo para reunirse y llevar a cabo sus actividades es uno de los motores del movimiento EVA (Espacio Vecinal Arganzuela), lanzado en septiembre con el objetivo de encontrar un edificio para alojar un espacio vecinal autogestionado en un distrito que es deficiente de espacios públicos dedicados al uso de los ciudadanos.

Encuentro 24/09/14En la primera reunión de EVA, celebrada en la Sala Intermediae del Matadero, los asistentes consensuaron una propuesta dirigida a las autoridades: ”, en respuesta a derribo de la nave de La Traba y a raíz del éxito de otros centros autogestionados de la ciudad, como el Patio Maravillas en Malasaña o La Tabacalera de Lavapiés. EVA se postuló desde ese momento como “la creación de un espacio autogestionado que fomente la participación ciudadana y dé respuestas a las necesidades de los habitantes del distrito, en particular, de l@s más jóvenes. Se trata de crear un Espacio Vecinal que sirva como soporte de un proyecto abierto que permita potenciar y consolidar el tejido social, activo, participativo y solidario de la población del barrio y distrito y, en última instancia, fomentar el desarrollo social y cultural.”

Menos de tres meses después, ya son casi 40 las asociaciones, incluyendo la AMPA y la Asamblea del CEIP Miguel de Unamuno, las que apoyan el proyecto de fundar un nuevo espacio vecinal para los habitantes de Arganzuela. A ellas se han unido las AMPA del IES Juan de la Cierva y la del Colegio Público San Eugenio y San Isidro.

“Creemos que es importante que los distintos colectivos de la zona construyamos juntos espacios que mejoren el barrio en su dimensión pública y participativa. Por eso apoyamos a EVA,” dice Lidia Villa Carrasco, presidenta de nuestra AMPA.

¿Pero dónde podría instalarse este espacio vecinal? Los promotores de EVA tienen un espacio en mente, y están pensando a lo grande…

Mercado de Frutas y VerdurasTambién cerca de nuestro colegio -muchos se habrán fijado- existe un enorme edificio destartalado, entre la Plaza de Legazpi y el Madrid Rio, en el lado sur del puente (el Matadero queda al norte). Tiene forma de un trozo de Toblerone, pero poco tiene que ver con el chocolate, sino, más bien al contrario, con las frutas y las verduras, puesto que desde 1935 y hasta la construcción del moderno Mercamadrid, en los ochenta, fue el Mercado Central de Frutas y Hortalizas de Madrid. Así como el Matadero era de donde provenía la carne que se consumía en la capital, este mercado era la fuente de las verduras. En desuso desde hace años, ha sufrido los efectos del vandalismo y ha sido objeto también de varios proyectos urbanísticos, aunque ninguna ha cuajado hasta el momento.

EVA está en pleno proceso de concreción de su propuesta, y ya está en negociaciones con el Ayuntamiento de Madrid, propietario del antiguo mercado.

Mientras, se organizan actos reivindicativos, como la bicicletada del 15 de noviembre; una recogida de alimentos el día 4 de diciembre, en una tarde en la que hubo baile y batucada en las puertas del antiguo mercado de frutas; o la actividad “Redecora tu barrio”, en la que niños y mayores pintaron las paredes del gran local. “El espacio vecinal ya existe, ya está funcionando como tal”, explica Ángel, de la Asociación de Vecinos Nudo Sur, integrada también en esta plataforma de lucha vecinal para conseguir el EVA.

DSC_0088B IMG_9831

La plataforma tiene claro que lo que piden al Ayuntamiento no es dinero, sino la cesión de un lugar donde los mismos vecinos puedan autogestionar sus propias actividades. De hecho, ni siquiera lo piden, sino que tratan de convencer a las autoridades de la necesidad de “dar espacio al creciente número de iniciativas ciudadanas que están surgiendo en el distrito”. Arganzuela, argumentan, tiene un déficit de equipamientos públicos, un problema que se hace más grave al crecer la población. En el barrio de Legazpi, donde se encuentra el antiguo mercado, el número de habitantes –asegura la plataforma- se ha doblado en los últimos diez años: de 8.000 a 17.000 personas. “EVA, te necesito y es urgente”, reza uno de los eslóganes más expresivos del movimiento vecinal.

mangadaEl arquitecto y ex-primer teniente de alcalde y concejal de urbanismo del Ayuntamiento de Madrid, Eduardo Mangada, comenta que el derribo del CSO La Traba plantea la necesidad de reflexionar sobre “la indiferencia de los poderes públicos ante las demandas legítimas de los ciudadanos, de los vecinos de cada barrio, que reclaman unos servicios sociales de diverso carácter que enriquezcan a la ciudadanía, es decir, a la ciudad”.

Para este experto en urbanismo, la iniciativa EVA es “la construcción de un proyecto, de un discurso vecinal seriamente articulado y participado con el que justificar la solicitud ante el Ayuntamiento de un espacio dentro del hoy vacante y sin destino definido mercado de frutas y verduras de Legazpi. Un edificio público cuyo futuro no debe ser su venta a los promotores inmobiliarios, al mejor postor, sin antes valorar su potencial capacidad para convertirse, en parte, en un equipamiento vecinal que venga a suplir la escasez existente, en número y calidad, en el distrito de Arganzuela. Un déficit ya detectado y denunciado en el propio Avance de la Revisión del Plan General de 1997.”

En el futuro centro, sea el antiguo mercado u otra ubicación, se prevéla participación vecinal en una variedad de actividades pedagógicas, culturales, deportivas y de otra índole.Cuáles sean exactamente dependerá de los vecinos,de los grupos que se involucren y delas ganas que se promuevan entre ellos.Lo que está claro es que un espacio autogestionado, tal y como lo conciben los promotores de EVA,crearía posibilidades, que ahora escasean o directamente faltan,de organizar talleres u otras actividades rentables y estimulantes para los niños de nuestro barrio.

James Badcock: Periodista. Newsweek, Foreign Policy, Guardian, ex-El País English editor. @jpfbadcock

10306238_1532019710413553_423847837434974653_n

NOTA: La primera versión de este artículo se ha publicado en la revista “Nívola” nº 27 del AMPA del CEIP “Miguel de Unamuno”


Deja un comentario